CERTEZAS

Si te atreves a mirar con osadía,

verás que no son ciertas tantas cosas. .

Sentirás el ardor y la impotencia

de haber sido engañado tantas veces…

Tanto tiempo alumbrando la caverna

para salir afuera y verlo claro.

Tanto escuchar que siempre está la muerte

al final de la escena…

Y ahora tienes miedo de pensar siquiera

que esa última palabra disputada

a la dama inmortal de la guadaña

bien pudiera estar repleta de verdades.

La certeza de ser nos desconcierta tanto

que anhelamos no ser, por desacato.

Hay certeza de ser hasta en la muerte.

Por eso la vida vale tanto, tanto,

que hay que ser muy valiente

para llevarla consigo al otro lado.

Isabel A. M. Miralles

 

 

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *