Desenlace

El tiempo labora con su rueda

de viento y de memoria

en los campos sagrados

donde todo es posible menos tú.

Tú, soñador de pasos sin final

que ni siquiera admites el principio

de la voz candente,

ni la sombra última

del gélido remate.

Acaso vuelas sin contorno alguno

en límpidas galaxias

sin memoria, sin eco o desenlace.

 

 

 

 

 

Esta entrada fue publicada en POESÍAS. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *