ETERNIDAD

Todo cuanto nos rodea, cuanto existe o nos mira, nos toca, imaginamos o soñamos…

Todo lo que nos hiere, desprovistos de escudo, sin la capa social que nos oculta al mundo o, mejor dicho, nos incluye en su red, sometiéndonos a sus deseos , negándonos ese  desnudo único que nos propicia la ternura …

Todo,  incluso lo que nos vence en el abrazo más amado o nos rinde a las alas del destino.

Todo lo que nos persigue o perseguimos,

lo que no tiene nombre y nos perturba con su mano secreta, enterradora de noticias leves y serenas sonrisas silenciosas. ..

Todo, absolutamente todo, me lo dijo en sueños un ángel escapado de las sombras…

Todo contiene, en esencia,  una gota de eternidad.

Isabel A. M. Miralles

 

Esta entrada fue publicada en Reflexiones, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *