Los amigos

El aire se ilumina en su presencia

Es la amistad sincera que te empapa

en la limpia cascada de su agua.

Es el puente que cubre los espacios

que separan la luz de la tiniebla

y proclama en su calma la victoria

en lo más generoso de su esencia.

Es la mano que endulza la tristeza

con la bendita  miel de su colmena,

de amor entretejida, sutileza

que del aire pende iluminada,

delicioso manjar que nutre el alma.

La voz de los amigos se desgrana

en limpia melodía de cataratas

que encienden los abismos de esperanza

e iluminan los pies con nuevos pasos.

El amigo,  la amiga, los amigos

son las piedras preciosas que nos salvan

del odio, del asfalto y del granito.

Convocan las auroras en su abrazo ,

brindando libertad a tus  ojos

para que puedan retornar sin miedo

de la fijeza muda del ocaso.

Isabel A. M. Miralles

 

 

 

 

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *