CRECIMIENTO PERSONAL .COM  -Tu portal en Internet de Crecimiento Personal-
::NOVEDADES::
 


NUEVA WEB


ANTIGUA WEB


 

RESERVA DE PLAZA


SOLICITUD DE INFORMACIÓN


CHAT EN DIRECTO


SITEMAP


RECURSOS GRATUITOS


 

CURSOS:


SERVICIOS


 

 

 


ARTÍCULOS


TESTS


DELEITE


BIBLIOGRAFÍA

 


CAMPUS


 

 


 

Javascript DHTML Drop Down Menu Powered by dhtml-menu-builder.com
:: EL REIKI Y EL CRECIMIENTO PERSONAL::
 

El Reiki nos ayuda a contactarnos con la esencia de nuestro Ser, permitiéndonos estar en sintonía con la parte más genuina de nosotros mismos, para llevarnos nuevamente al camino de nuestro origen, brindándonos un sentimiento de intuición con todo que nos hace encontrar en plenitud y amor por todo lo que existe. 

De esta manera seremos libres de las culpas, el miedo, la angustia, la incertidumbre, la desesperación y aún de la enfermedad producida por estas emociones.

Esta visión de Orden Superior considera la enfermedad como una desarmonía entre nuestra vibración y la Fuente de Energía Universal.

Hoy sabemos que la energía (llamada KI) es la unidad básica del universo y este concepto ya era conocido por la humanidad en sus diferentes civilizaciones.

En todas ellas se hacía referencia a una fuerza de origen desconocido a veces, que según su grado de creencias, algunos la transformaban en religión y otros en ciencia. Todos coincidían en que esta fuerza tenía un carácter Creador, Sanador, armonizador y se la utilizaba como un camino de vuelta hacia la recuperación de la salud, de la alegría y el amor, llevándose a cabo esto a través de la imposición de las manos sobre el cuerpo de otra persona, tal como lo haría una madre cobijando al hijo dolorido.

Estamos hablando entonces de un hecho habitual, cotidiano, simple y de extrema practicidad, del cual todos los Seres Humanos podemos ser receptores (en forma de tratamiento) o transmisores ( como Terapeutas Reiki).

El hecho de transmitir energía a través de las manos nos conecta con nuestra misión primigenia, que es la de comunicarnos y desarrollar el Amor Universal. A su vez, esto nos religa con nuestra propia alma que es, en esencia, amor universal

El acto de imposición de manos en el cuerpo para aliviar el dolor es tan antiguo como los instintos. Ante la sensación de dolor, lo primero que hacemos es llevar las manos hacia el lugar. Cuando un niño cae y se lastima quiere que su madre lo toque y se siente mejor enseguida. Esos actos tan sencillos son la base de todas las técnicas de sanación por el tacto. Los cuerpos vivientes irradian calor y energía. Esta energía es la fuerza vital propiamente dicha y tiene tantos nombres como civilizaciones han existido. Los japoneses la llamaron KI, y ésta es la raíz que aparece en la palabra REIKI.

“energía, aire, aliento, esencia vital... la energía activa del universo”..

Chi es una energía de tipo eléctrico que configura el organismo y determina su estado de salud. Cuando Chi o Ki abandona el cuerpo, la vida se separa de éste. Pero Ki es también la fuerza vital esencial de la tierra, los planetas, las estrellas y los cielos; todas estas energías influyen sobre el Ki de todo cuerpo viviente. Todo tiene Ki y lo irradia: es la energía biomagnética del aura.

En el sistema Reiki, la persona que ha recibido los alineamientos Reiki tiene abiertos los canales de energía y despejadas las obstrucciones por efecto de dicho alineamiento. 

En estas condiciones, no solo aumenta su captación de energía vital mejorando su propio estado, sino que además participa activamente de la fuente de todo Ki universal.
Ciertamente, todos los seres vivos tienen Ki, pero los alineamientos Reiki conectan al que los recibe de una manera más directa con esa fuente inagotable.
Con su primera alineación Reiki I el receptor o receptora se convierte en un canal de esta energía curativa universal.

El alineamiento, al poner en contacto a la persona con esa fuente infinita de Ki, aumenta la energía de ésta, le aporta la curación y le confiere el poder de sanar a otras personas sin agotar sus propias reservas de energía. En los breves minutos que dura le proceso del alineamiento, la persona que recibe la energía Reiki se hace beneficiaria de un regalo que va a cambiar su vida para siempre, y en sentido positivo, desde cualquier punto de vista que se lo contemple.

Las personas que lo reciben experimentan sensaciones determinadas, aunque según la persona, diferentes. Dicho alineamiento no aporta nada nuevo; solo abre y sintoniza lo que ya estaba en la persona.

Los tres grados en que se divide tienen la siguiente significación: En Reiki I el alineamiento sana, en el plano físico los malestares de la persona que lo recibe; la salud física suele acusar mejoría perceptible durante los meses siguientes al alineamiento, y las sesiones de Reiki I son primordialmente auto-terapéuticas.

El alineamiento Reiki II aumenta considerablemente la capacidad de energía curativa, dirigiéndose ésta de manera más específica a los aspectos emocionales, mentales y kármicos de la curación en quién lo recibe. La curación en el nivel Reiki II añade instrumentos como los símbolos para sanar a alguien que no está físicamente presente: es la curación a distancia.

El Reiki III es el grado de Sensei Maestro, el cual realizamos en dos etapas; la primera es la de Maestro Practicante, o sea que recibe los símbolos de Reiki III pero no realiza alineamientos a otras personas. Esto está reservado para la segunda etapa ya que cuando se promueve a Maestro de La Luz, o Sensei, entendiendo por Sensei sencillamente lo que indica la palabra. Alguien que ha llegado a dominar un sistema y está capacitado para transmitirlo; sin añadir ninguna connotación de vanidad ni sentido de la propiedad alguno.

El terapeuta de Reiki III experimenta una acentuación aún mayor de su capacidad de canalizar energía.

La sanación Reiki se dirige a la persona entera; al sanar un dolor de cabeza no se está trabajando exclusivamente en eso, sino que el dolor puede ser causado por un problema en algún órgano u otra parte del cuerpo, pero la energía irá hacia donde sea necesario restablecer la armonía. Lo mismo sucede con lo mental, emocional y espiritual. El sanador Reiki atiende por medio de la energía a los cuatro cuerpos del Ser, y no se limita a uno solo o a una parte de él, sino que abarca un todo de la persona en un nivel más holístico

 

 
 
 
 
 

:: INICIO :: CRECIMIENTO PERSONAL :: CURSOS ::  CAMPUS::  :: INFORMACIÓN:: SALUD PENE :: ARTÍCULOS :: DELEITE ::