Respuesta

Todo tiene su parte de verdad y cómo no, también tu razonamiento, que respeto, pero entiendo que no es bueno estar sometido a clichés fijos, como por ejemplo, eso de que las precipitaciones no son buenas. En ocasiones son extremadamente reveladoras, revitalizantes, enriquecedoras. Aportan un punto único que no tiene la programación a largo plazo porque hay en ellas un chispazo del corazón que destella e ilumina, que transforma y rehabilita espacios suspendidos, indecisos puentes, olvidados milagros…

Esta entrada fue publicada en Reflexiones. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *