Tú mismo

Sé la ventana abierta al universo
para que pueda entrar la luz
que te invita a brillar como una estrella,
más allá de la piel, de los zapatos,
de la tierra que arrastras en sus suelas.
Has de ser valiente, pues a veces
hay mucho bueno por llegar
y al abrir tu ventana a lo más grande
puedes temblar de pánico al sentir
todo el amor centrado en tu persona,
todo tu ser prendido del amor.
Sé la ventana abierta y no la cierres,
pues un regalo ronda tus temores.
Ten confianza en la bondad.
Tal vez recibas ser tú mismo.
Isabel A. M. Miralles

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *