Vino de romero

  • Tengo una buena colección de tarros y remedios naturales que he ido componiendo en coordinación con los ciclos naturales y los tiempos que marcan la experiencia, la tradición y la sabiduría popular.
  • Hay aceite de romero, de caléndula, de hipérico, alcohol de romero…
  • Esta mañana que estrenaba el año 2017 escogí uno de esos frascos s al azar con la intención de masajear mis pies. He sonreído al leer ” Vino de romero” y como quien descorcha una botella del mejor caldo, he retirado despacio el empecinado tapón de corcho y he vertido, sin perder la sonrisa, un buen chorro de ese vino curativo en una pequeña palangana y he introducido mis doloridos pies en ella.
  • Vino para los pies del peregrino.
  • “Romerito, romero,
  • que salga lo malo
  • y entre lo bueno”.
  • “Caminante de luz,
  • romero enamorado del camino,
  • ahuyenta tus temores.
  • Corra el vino “
  • No acabé con los pies borrachos, créanme. Sí estaba contenta de la sincronicidad.
Esta entrada fue publicada en POESÍAS. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *