Igualmente

La luz penetra hasta el dolor.
Se le asigna función de sanadora,
al menos eso dicen por ahí. ..
Lo que sabemos por experiencia
es cuánto duele la herida a la que alcanza
en su afán de llegar a todas partes.
Si sanamos nosotros sana el mundo
-nos recuerda algún sabio-
Nos quedamos perplejos igualmente.

Esta entrada fue publicada en POESÍAS. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *