Quién podrá?

Quién podrá hablar con la más fiel pureza

a sus hermanos

cuando amanece el día

con su cáliz de luz entre las manos?

Quién podrá,

si aún escucha en su mente la sonata

de la noche anterior y todo es ruido?

Avanza la luz en el laberinto

de conspiraciones de la noche.

Isabel A. M. Miralles

 

 

 

Esta entrada fue publicada en POESÍAS. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *